Los ojos de mis compañeros

(A: Eduardo Gorostieta y Luis Gerardo González)

A un buen maestro se le conoce por los ojos de los compañeros.

Ojos que miran al frente parpadeando a penas, observando con ganas de explorar cuidadosamente cada movimiento y cada palabra. Ojos que imaginan los temas que el profesor dibuja de manera simple ante la estupefacción de quienes anticipaban para ellos las explicaciones más complicadas.

Ojos que con interés enderezan al cuerpo, testigos del cambio de paradigma, cambio de tono y de perspectiva que les pasa delante. Ojos que al cambiar de dirección, mirando hacia adentro encuentran.

Ojos inquietos que despiertan respondiendo a la cascada que desde los ojos del profesor les llama, viéndose reflejados en el amor que por la enseñanza proyectan. Guardando silencio suben la vista al momento de comenzar la clase y siguen sus andar con la mirada entre asentimientos de cabeza.

Ojos que con ganas de ver lo que viene, asisten atentos a cada lección haciendo innecesario un control de asistencia. Ojos que desde temprano observan la puerta esperando con gusto la llegada del maestro.

Esos ojos curiosos que brillando hacen preguntas sobre las tareas que se inventan sin que haya que encargarlas, que participan juntos en la construcción de un horizonte más amplio. Ojos que corresponden a la voz cada vez más lúcida del aprendiz que los contiene.

Ojos que animados confían en las palabras, bisagras y llaves que desde el maestro van abriendo mentes. Ojos que también han aprendido a dudarlas.

Ojos siempre más conscientes y dispuestos a aceptar la invitación de llevar lo aprendido al terreno de la práctica. Ojos que empiezan a mirar, sin imposiciones, el respeto y el ejemplo en la sencillez de cada acto.

Al buen maestro se le encuentra forzosamente en el aula, ni se le llama siempre maestro. Pero en definitiva, queda grabado y en el actuar se le recuerda, porque ha sabido contagiar sus ganas de aprender y porque llegando al corazón nos invita a comenzar a vivir o a seguir viviendo.

Gracias a todos los buenos maestro que han enseñado a ver a mis ojos.

531269_10151355717551007_355296743_n
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s