La cosa es que

donde yo cierro una puerta, ella abre una ventana

donde yo veo una cara llena de puntos rojos (y el cuerpo hacia atràs inmediato ante una posible varicela), ella ve una adolescente que quizà tenga dificultad en aceptar su rostro lleno de acné, quizà un tratamiento facial

donde yoveo una mueca de hastío ellave una dura jornada, quizà un masaje

donde yo veo una actitud grosera ell ave un alma que sufre, quizà una simple pregunta

donde yo ve o un mal trato e llave una mala relación en casa, un mal recuerdo, quizà.

y así,

donde yo veo, ella ve
donde yoveo, ellave
donde yo veo, ell ave
donde yo ve o, e llave

quizà por eso me digo tan fervientemente que me encantaría ver el mundo con el amor con el que lo ve mi madre.

Me es tan fàcil olvidar, que a veces se me va también el principio bàsico del viaje. A veces, siempre hoy, me doy cuenta. Un paso adelante implica a veces dos hacia atràs, dijo Frans un día. Y no pasa nada.

Lo curioso -casi me atrevo a decir “la diferencia”- es que ahora lo veo. Seguido de “mi” pensamiento viene el “suyo”. Me digo incluso que tal  vez no sea tout à fait lo que ella piensa o pensaría. Sería pretencioso sugerir que conozco lo que atraviesa su corazón y su mente.  Sin embargo a mi así se me viene, como en una conversación constante.

Quizà es cierto que permaneciendo todo ha cambiado, por si no me había dando cuenta. Pero quizà también dar cuenta va màs allà de una constatación quelconque. Sigo aprendiendo.

Cómo hace ella?, igual que mamà… Cómo hacen ambas para ver una mujer malhumorada gruñendo tras una computadora y preguntarse qué aroma preferirà? tendrà hambre? qué irà a sonar (también soñar) esta noche cuando llegue a casa? Me hubiera encantado alcanzar a preguntarle “¿cuàndo te volviste loca, abuela?”

Lo curioso son estos estados de contemplación tan extraños. Lo curioso es saber que mi voz no es ni serà nunca mi voz real-mente, tampoco la suya, y al mismo tiempo escucharla salir despacito, como quien se ha tomado una vida entera para manifestarse y sabe que si le da la gana puede tomarse otra.

Lo curioso es esa paradoja no ser màs ni menos ellas que yo y visreversa.

Bueno, ya estuvo de cosas que no te puedo explicar con palabras.

577844_398842423481855_1401104844_n

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s